1111111 ¿A dónde va el agua una vez que la usamos? - Pyatz
portada

¿A dónde va el agua una vez que la usamos?

 

“El agua es la fuerza motriz de toda la naturaleza”

L. Da Vinci

 

Mi nombre es Carlos Godinez, soy ingeniero textil, con especialidad en el área de acabados, dentro de mi andar por la industria pasé por distintas fábricas textiles, y a decir verdad, una muy mala verdad, la industria utiliza demasiada agua, la cantidad se mide en miles de litros por día por eso, cuando tuve la encomienda de buscar un nuevo empleo decidí alejarme de la industria que tanto me agradaba pero que a su vez daña tanto al planeta, y enfocarme en encontrar algo que fuera totalmente lo contrario.. Lo hice, di con Zianya Decoración, ¡hoy Pyatz aquí he aprendido diversas cosas sobre el cuidado del medio ambiente y sobre todo del agua! Y te voy a contar algo de lo que seguramente no imaginas:

¿Sabes a dónde va el agua que usamos?

Cuando accionas la palanca del baño en casa, puede que creas que la historia haya acabado ahí, pero en realidad, apenas es una parte de un proceso arduo y costoso. Cuando lavas tus manos, te bañas o simplemente cuando utilizas agua, una vez que ésta se va por la coladera hasta llegar al drenaje, deja de ser agua potable y se convierte en agua residual.

Pero, ¿qué es el agua residual?

Comencemos de nuevo: el agua potable es el agua que es adecuada y segura para el uso y consumo humano. Es un producto que se elabora a partir del agua cruda (estado natural) captada de los ríos, lagos o pozos y que pasa por un proceso de potabilización en las plantas especializadas en ello para distribuirla a las ciudades. Las aguas pluviales son agua de lluvia que no es absorbida por el suelo, sino que escurre de edificios, calles, estacionamientos y otras superficies.
 
Gota De Agua En Foto Poco Profunda
 
 Las aguas pluviales se recolectan en alcantarillas y fluyen a colectores pluviales y al sistema de drenaje pluvial de la ciudad.
 
Las aguas negras son líquidos con materia orgánica, fecal, sangre y orina, que circulan por el alcantarillado, son llamadas así por su color característico.
 
Las aguas residuales incluyen las aguas usadas, domésticas, urbanas y los residuos líquidos industriales o mineros eliminados, o las aguas que se mezclaron con las anteriores (aguas pluviales o naturales). Su importancia es tal que requiere sistemas de canalización, tratamiento y desalojo.
 
Las aguas grises son aguas residuales generadas por las actividades domésticas e industrial tales como la lavandería, el lavado de platos, y el baño, que pueden ser recicladas en el lugar para usos como el riego de jardines y humedales artificiales.  Esta agua no contiene materia fecal.
 
 

“Una gota de agua es flexible. Una gota de agua es poderosa. Una gota de agua es más necesaria que nunca”, dice las Naciones Unidas en su portal dedicado al Día Mundial del agua.

 

¿Y a dónde va?

En la CDMX el primer sistema por el que pasa ese líquido es la red secundaria, que cuenta con una cobertura de 10,237 kilómetros, equivalente a más de 92% de la ciudad. Después, se conecta con la red primaria, que es un drenaje combinado, pues en el viaja el agua residual y la pluvial, se conforma por 128 sistemas colectores (100 en la ciudad y 28 en la zona metropolitana).

Dicha red se auxilia de 303 plantas de bombeo, 12 tanques tormenta, 22 sifones, 13 lagunas de regulación y un sistema de 29 presas a cielo abierto y entubadas.

Una vez que el agua residual (si, esa que usaste para lavarte los dientes, lavar trastes, en la lavadora, bañarte, regar plantas, etc.) y la pluvial ( o sea la de lluvia) llegan a la red primaria del drenaje de la CDMX, existen varios caminos: una parte se almacena en plantas de tratamiento dentro de la ciudad para uso local, ya sea para el riego de parques y jardines, para mantener los niveles del Lago de Chapultepec y los canales de Tláhuac y Xochimilco o para uso industrial en el norte de la ciudad.

Otro punto de llegada es el Valle del Mezquital, en Hidalgo, donde, después de recibir tratamiento, se utiliza para riego de tierras.

El resto del agua residual desemboca en el Río Tula, que es un aportador al Río Pánuco y de ahí se va al Golfo de México. Desde la parte central de la CDMX a su descarga al Golfo, el líquido recorre poco más de 513 kilómetros de longitud y si hay un mal manejo, a su paso puede ir contaminando tierras, ríos y otras lagunas.

En México, el consumo promedio de agua por persona es de 380 litros de agua al día.

¿Y qué hacer?

Como bien sabes, el crecimiento urbano y el consumo del agua ha aumentado, por lo que el tratamiento de las aguas residuales es uno de los mecanismos que no solamente impactan en el control de descargas contaminantes, si no que permite reutilizar el agua tratada para ciertos usos dejando disponible el agua potable o de primer uso.